Consejos para empezar a dormir en su propia cama.

Comparte con tu familia y amigos
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Queridas familias, nuestros hijos se van haciendo cada día más mayores y con ello llegarán diferentes cambios a su vida. Decirle adiós al pañal, al chupete o dormir en su camita serán algunos de ellos.

Cuando dormimos, nuestro cuerpo y cerebro descansan, preparándose para un nuevo día; es por eso por lo que falta de sueño está relacionada con problemas de aprendizaje, concentración, toma de decisiones y por ende es una situación perjudicial para su salud y desarrollo. Muchos de estos problemas comienzan a edades muy tempranas y el paso a su propia cama suele ser motivo de desvelos, pesadillas, temores, etc que pueden hacer de este proceso un momento algo complicado.

Por este motivo queremos ofreceros unos consejos para que el paso a su propia cama sea lo más positivo posible:

  • Comunicación y paciencia: dormir en su propia cama y dejar la cuna o la cama de los padres atrás es un proceso que no se realiza en un día, por tanto debemos de explicarle a nuestros hijos lo mayores que ya son y las ventajas de dormir en su propia cama y habitación. Es un proceso en el que debemos de tener paciencia para no convertir el momento del sueño en una situación incómoda.
  • Conocer su propia habitación: es muy buena idea que el niño juegue y pase tiempo en su habitación ya que así no le resultará un lugar extraño. La cama también debe de ser un lugar familiar y pueden ayudarnos a prepararla y a elegir su colcha y sus sábanas.
  • Acompañarlos en este proceso: se trata de una transición positiva y por ello todos debemos  poner de nuestra parte. Podemos acompañarle y arroparle esperando a que se quede dormido. La puerta abierta o una lucecita son bienvenidas si a él le reconfortan.
  • Durante este proceso es normal que se despierte varias veces  llamándonos y tranquilizarle le ayudará a saber que no está solo.
  • Rutinas: las rutinas son necesarias en la vida de los niños. Fijar un horario para acostarse, leer un cuento, bajar la intensidad de los estímulos (televisión, tablets, juegos muy dinámicos) ayudarán a conciliar su sueño.

SABIAS QUE… según la OMS, un niño de unos 4 años, necesita una media de 11 horas de sueño de calidad.

GOOD NIGHT MOON
dsgdsgdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*