Estimulando en casa el desarrollo de los sentidos en los bebés.

Comparte con tu familia y amigos
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Queridas familias hoy dedicamos este post a los más pequeños de la casa, nuestros bebés. Ya desde el periodo de gestación los bebés  están capacitados para reaccionar a diferentes estímulos, por tanto, una vez que nacen están preparados para interaccionar con el entorno que les rodea.

Él mismo irá haciendo descubrimientos progresivamente, pero necesitarán de nuestra ayuda para que les proporcionemos herramientas físicas y emocionales para que su desarrollo sea óptimo. Por tanto, estimular al bebé es brindarle situaciones que lo inviten a poner en marcha sus funciones (en su primer año de vida el bebé conoce el mundo a través de los sentidos: vista, oído, tacto, olfato y gusto) y a ir superando pequeños desafíos acordes a su etapa de desarrollo.

El mejor lugar en el que podemos empezar a realizar estas actividades es en casa, ya que es el primer entorno de socialización del niño.

Por tanto, desde Kid´s Garden os ofrecemos algunos ejemplos, entre muchos otros, de actividades que podemos realizar con nuestros bebés en casa:

  • Estimulación visual: mostrarles elementos cotidianos y decirles su nombre para que comience a identificarlos y seguirlos con la mirada, colocar objetos cerca de sus manos y así percibir distancias, utilizar un espejo para que vean su reflejo y  jugar con luces tenues y no intermitentes.
  • Estimulación auditiva: utilizar un lenguaje rico y correcto con ellos aunque sean pequeños, hablarles aunque aún no puedan responder verbalmente, también podemos utilizar diferentes tonos y expresiones y observar sus reacciones; detrás de él podemos hacer sonar un objeto y comprobar como se gira para localizarlo y servirnos de apoyo musical siempre a un volumen adecuado.
  • Estimulación olfativa: podemos jugar con diferentes olores acercándoselos a la carita y así comenzarán asociarlos con el elemento que lo emita ya sea su colonia, un alimento, un juguete, etc
  • Estimulación táctil: los masajes son muy positivos en este ámbito; también podemos jugar con diferentes telas de texturas diferentes, materiales y otros objetos cotidianos.
  • Estimulación gustativa: Podemos utilizar limón, azúcar, sal, cacao, diferentes texturas y diferentes sabores. Al principio, conviene que reconozcan el sabor chupando el alimento. Es muy divertido observar sus reacciones y además son actividades muy positivas a la hora de comer.

Como podéis ver existen una infinidad de actividades divertidas y sencillas para desarrollar los sentidos de los más pequeños y así estaremos ayudando a su correcto crecimiento y a detectar de una manera temprana cualquier dificultad y así poder darle la solución más efectiva y rápida.

 

dsgdsgdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*