Vamos a probar nuevos alimentos

Comparte con tu familia y amigos
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Queridas familias, la primavera ha llegado de nuevo y con ella diferentes alimentos y recetas propias de esta temporada. ¡Qué alegría!

Poco a poco podemos ver como el supermercado se llena de una mayor variedad de frutas y verduras que estamos deseando incluir en nuestro menú diario; pero a veces nos encontramos con alguna que otra desavenencia con los más pequeños de la casa, ya que pueden mostrarse un poco reticentes a probar nuevos alimentos o diferentes maneras de cocinarlos. ¿Qué podemos hacer al respecto?

Probar nuevos alimentos es muy positivo para los niños, ya que así es como desarrollan sus gustos y preferencias, además de ayudarles en una alimentación equilibrada y saludable. Pero el hecho de que no quieran probar un alimento hoy no quiere decir que el día de mañana no lo vayan a comer, por lo que debemos ser optimistas. 🙂

Estos comportamientos pueden ser fruto de una fase temporal de reafirmar su propia autoridad, de una costumbre casera por determinados tipos de comida, etc. Pero en cualquier caso, podemos poner en práctica diferentes tácticas que ayuden a prevenir estas situaciones de una manera positiva para que así todos disfrutemos en la mesa :

  • No forzar al niño a que pruebe el alimento, ayudando a crear una atmósfera de calma y así no asociarlo a un momento malo para ellos, en caso contrario podríamos causarle un mayor rechazo.
  • Dar respuesta a cualquier pregunta que nos hagan sobre el alimento en cuestión.
  • Una buena idea es que nos ayuden en la cocina ya sea removiendo algún preparado, ayudándonos a lavar algún alimento, etc; esto hará que se familiaricen mejor con ellos e incluso quieran probarlo en ese momento.
  • Servir el alimento varios días aunque el primer día lo haya rechazado. Puede ser que la pasada noche estuviera cansado o se encontrara lleno, por lo que debemos seguir mostrándoselo de una manera natural.
  • Respetar sus preferencias, no debemos superar ningún extremo. Mayores y pequeños tenemos diferentes gustos y no nos gusta absolutamente todo. Por lo que no pasaría nada si hubiera algún alimento que no le agradara en exceso.
  • Ser ejemplo, ya que es mucho más fácil para ellos si ven a los miembros de la familia probar alimentos de una manera equilibrada y saludable.
  • Valorar sus pequeños logros.
  • Ser muy pacientes y optimistas. Debemos de evitar que la mesa sea un lugar de batalla, ya que no sólo es importante que prueben alimentos sino que su relación con la comida sea también saludable. Con mucha paciencia lograremos grandes éxitos.

Bon appetit 🙂

Los más pequeños nos ayudan a preparar galletas en el taller de Baby Chef celebrado este curso en Kid´s Garden