Como decirle adiós al chupete.

Comparte con tu familia y amigos
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Qué mayores se están haciendo nuestros peques; poco a poco van dejando atrás el pañal, el puré, la cuna y por supuesto el chupete. 🙂

El chupete puede ser muy útil para el bebé; ayuda a aumentar el reflejo de succión cuando son prematuros, disminuye el riesgo de muerte súbita, sobre todo en niños que no toman el pecho, y tiene un efecto tranquilizador en ellos aunque sea una succión no nutritiva.

Sin embargo, su uso continuado puede ser negativo por lo que se aconseja comenzar a utilizarlo una vez la lactancia se haya estabilizado y disminuir su uso o retirarlo una vez que han cumplido el año, sin sobrepasar nunca los tres años, ya que un uso continuado del chupete a lo largo del tiempo puede acarrear problemas bucodentales  serios ya sea en el desarrollo los dientes, en la mordida o el paladar.

Pero este proceso puede ser complicado, sobre todo para aquellos niños que lo utilizan a menudo para calmarse, por lo que posiblemente viviremos algún disgusto; y por ello , desde Kid´s Garden os ofrecemos estos consejos para que la retirada del chupete sea lo más llevadera posible para todos.

  • Disminuir su uso paulatinamente: no debemos ofrecerle el chupete durante todo el día, ni mucho menos retirárselo de manera radical, repentina y sin ninguna explicación. Lo ideal sería que una vez se ha calmado o dormido, si ya es mayor, devolverlo a su cajita.
  • Explicarles por qué debemos de dejar el chupete y no retirárselo de manera brusca: no conseguimos nada positivo si recurrimos al castigo o a los gritos cuando nuestro pequeño demande su chupete, al contrario, puesto que crearemos una situación incómoda y mucho más duradera. Debemos de sentarnos con él, explicarle que ya es mayor y que es hora de dejar el chupete. Incluso podemos poner una fecha con él como Navidad o como su cumpleaños y aprovechar estos momentos para dejárselo a los Reyes Magos o guardarlo porque ya somos mayores. Buscando siempre el convencimiento antes que la obligación.
  • No retirarlo en momentos de cambios importantes para ellos: no debemos esperar a que nazca el hermanito o coincidiendo con el control de esfínteres y el pañal. Hacerse mayor se lleva mejor si lo hacemos poco a poco.
  • Dar alternativas si es necesario: ante la falta de chupete es normal que nos pidan más abrazos y contacto físico o que busquen otros objetos de apego como un peluche para dormir o para acompañarlos en el día a día. Estas situaciones son totalmente aceptables y no suelen prologarse en el tiempo.
  • Mantener la calma: debemos de estar preparados para algún llanto que otro o noches de dormir poco, pero si mantenemos la calma y entendemos que es un proceso natural en el niño que no durará mucho, lo llevaremos mejor.
  • Algún libro que nos puede ser útil: El Chupete de Gina (Corimbo), Rita ya no lleva chupete (Beascoa), Adiós Chupete (Colección Vox), Edu ya no necesita chupete (Juventud)